Martina

Con frecuencia, Martina siente que no encaja del todo.

En la escuela pasa más tiempo mirando fuera de la ventana que a sus libros. No es que a Martina no le guste aprender. Por el contrario: Martina preferiría pasar horas y horas al aire libre aprendiendo los nombres científicos de cada arbusto y hormiga que encuentra en su camino. Simplemente no se siente a gusto en un salón de clases. Aunque sus maestras, compañeros y compañeras de clase son amigables, ¡ahí todo es tan monótono! Las mismas conversaciones y los mismos temas todos los días; y lo peor: todo es en un solo idioma. En la casa de Martina, hablan en español, ngobere, inglés y hasta en guna cuando una de sus parientes pasa a visitar. Tal genial mezcolanza de idiomas y culturas han hecho que Martina vea el mundo con una complejidad que no muchos de sus compañeros entienden. Martina siente que en la escuela reducen toda la hermosa complejidad y lo intrincado del mundo a explicaciones de una sola línea. ¿Y se supone que así van a estimular su imaginación?

Martina siempre ha tenido un apetito voraz de aprenderlo todo: desde cómo construir un carro, hasta los ciclos del agua; pero no en una clase. Se siente más a gusto escalando un risco en busca de un fósil para su colección (aunque luego tenga que averiguar cómo bajarse), que leyendo libros escritos antes de que ella naciera. Aunque su curiosidad es a veces un problema (como esa vez que pensó que un aserradero funcionaba como el garaje de su tío, resultando en un derrumbe, un loro perdido y un mueble bien feo), y hay situaciones en la que ella piensa que sabe más que otros, lo que a Martina le hace falta en experiencia, le sobra en energía.

Martina habla fluido tres idiomas, se siente cómoda usando un soplete de soldador y su récord personal de buceo a pulmón es de casi un minuto—y eso mientras arponeaba un bojalá. Su gusto musical, como su sentido de la moda, parece cambiar de semana a semana; pero eso es de esperar, Martina es, después de todo, una joven envuelta en un mundo de cambios. Aunque la verdad es que le gusta mucho vestirse de rojo.

Suscribete a nuestra lista de correos

REGISTRATE AQUÍ