Martina y el puente en el tiempo

Martina nota que su libro sobre la historia de Panamá empieza solamente con la llegada de Cristóbal Colón a las costas istmeñas; pero eso no es posible: !Nada empieza en 1502!
Cuando Martina le pregunta a su maestra que había en Panamá antes de la invasión española, ella no tiene la respuesta; y tampoco la dueña de la tiendita de la esquina, o los tíos de Martina. Es así que Martina decide descubrir la verdadera historia del Istmo de Panamá por su cuenta, ¡construyendo una máquina del tiempo!
En el proceso Martina descubre no sólo la historia de la formación del Istmo, sino verdades sobre su propia familia, y sí misma.

VER

Sal, Viento y Marea

Después de pasar semanas viajando con unas ballenas jorobadas, Martina regresa a las costas panameñas llena de información, bastantes fotos y con ganas de compartir lo aprendido. Pero resulta que Martina toca tierra kilómetros lejos de su casa y ahora le toca atravesar los manglares y salinas del estuario del Río Santa María en Azuero.
Caminando bajo sol y calor, Martina pronto encuentra una casita donde descansar. Curiosamente, el olor a pescado permea todo el lugar. Martina pronto encuentra un bosque de horquetas y cuerdas, sobre las cuales filetes de pescado y tiburón soplan en el viento como hojas de árboles.
Es aquí que Martina conoce a Francisco, un viejo pescador con piel como cuero curado, quien le muestra a Martina una tradición familiar que es más vieja que la misma nación en la que viven.

PRÓXIMAMENTE

Suscribete a nuestra lista de correos

REGISTRATE AQUÍ